Nelson y Rosalva, productores de Echeveria elegans

Nelson y Rosalva son un par de hermanos que radican en el municipio de San Miguel el Grande, Oaxaca. Su vivero, llamado “Flor de Luna” es  atendido principalmente por ellos dos con el apoyo de su familia.

Antes de su ingreso en el proyecto, Nelson se dedicaba de lleno a la impartición de clases de educación primaria mientras que Rosalva formaba parte del personal operativo de la Comisión Forestal Nacional (CONAFOR) como ingeniero de desarrollo sustentable con orientación forestal en el área de educación y capacitación para productores y estudiantes forestales.

Su descubrimiento de la red  proviene de una naciente inquietud por emprender un proyecto de producción innovador que generara fuentes de empleo y que a la vez fuese una alternativa a los métodos productivos tradicionales, como consecuencia de esa iniciativa surgió el interés en proyectos de producción hidropónica, cultivo de hongo seta e incluso la producción de nopal, durante su búsqueda se encontraron con Cosechando Natural como el adecuado proveedor para dicho emprendimiento.

 Durante la asesoría personalizada que se les proporcionó, la opción del paquete tecnológico de Cultivo de Plantas Ornamentales de México fue planteada y tras conversarlo con el resto de la familia su entusiasmó echó raíces derivado de su cercanía con el área forestal, además que al tratarse de plantas en peligro de extinción resulta una excelente oportunidad para la producción y concientización sobre el aprovechamiento de especies endémicas de México.

 El compromiso que han asumido por su propia cuenta con la conservación de la biodiversidad endémica del país y la búsqueda de fuentes de ingreso alternativas a las tradicionales son las razones que les convencieron para emprender su ingreso a la red de productores de Cultivo de Plantas Ornamentales de México sin dudar.

Contando en todo momento con el apoyo de su familia y Cosechando Natural los resultados han sido más que satisfactorios, exaltando su gran compromiso con la producción de Echeveria elegans, manteniendo en mente el deseo de ampliar la cantidad de especies en peligro de extinción con las que puedan trabajar, generar una fuente de empleo para su comunidad e incentivar la creación y establecimiento de proyectos productivos para la misma.

A manera de conclusión, tanto Nelson como Rosalva se muestran llenos de entusiasmo al recomendar el ingreso a la red para otras personas, e indican que muchos aún se muestran dudosos puesto que no conocen las ventajas de la producción de crasuláceas por sobre los cultivos tradicionales pero están determinados a demostrar los beneficios de la colaboración con la red de productores como las gratas experiencias vividas.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close